¿Tacos o Gym?, que difícil decisión.

Hace poco más de 20 años visité un gimnasio, quería inscribirme, curiosamente ese día encontré en ese gimnasio a un ex compañero de la secundaria con el que jugábamos lucha libre en el salón, me conto que estaba iniciando su carrera como luchador profesional… por una u otra razón nunca entre al gimnasio, lo más cercano a realizar ejercicio era ir a la escuela en bicicleta, y aunque recorría varios kilómetros al día, siempre tenía en mente el gimnasio.

Hace 10 años descubrí que tenía el colesterol y triglicéridos altos (bastante altos), cambié mis hábitos alimenticios, pero aun no me sentía satisfecho, en mi mente siempre estaban argumentos alrededor del gimnasio y la alimentación, algo tenía que hacer, algo en mi interior me decía que lo necesitaba, pero siempre había un “pero” que no podía vencer.

Hace poco tiempo comencé a pensar en la necesidad de ser buen administrador de mi cuerpo, pensé en mis hijos, pensé en que yo quiero ser usado por Dios muchos años, y creo que debo prepararme físicamente para mantener una vida saludable. Entonces vino a mi corazón las palabras del Apóstol Juan:

3 Juan 1:2 NVI

“Querido hermano, oro para que te vaya bien en todos tus asuntos y goces de buena salud, así como prosperas espiritualmente.”

Hoy en día se ha deformado el uso de la palabra prosperidad, muchos piensan que la prosperidad es sinónimo de bienes materiales o de riqueza, pero el origen etimológico de la palabra “Prosperar” es la misma raíz de “Camino” y “Paz”, uno de sus significados es: recorrer el camino y llegar al destino sin contratiempos, sin inconvenientes, esto es prosperar, de allí que un sinónimo es la palabra “Éxito” (Terminar satisfactoriamente lo que se emprende).

Juan amaba al hermano Gayo y al escribirle esta carta le dice: “Mis oraciones están a favor tuyo, esas oraciones son para que te vaya bien en todos tus asuntos, goces de buena salud y todo esto (el que te vaya bien en todo y que tengas una buena salud) debe ser el resultado de tu caminar espiritual, un recorrido espiritual en paz y con una dirección clara hacia tu destino” (parafrasis mío).

Podemos también citar a Pablo y su constante comparación de la vida cristiana con una carrera donde queremos terminar bien, no dejarla a medias, no quedarnos en el camino, sino, terminar la carrera victoriosamente.

Al pensar en esto, me doy cuenta que la salud, la alimentación y que me vaya bien, debe ser un reflejo de mi caminar espiritual, mi amigo Lee Grady me compartió que cambio su dieta y busco ejercitarse sobre todo porque en sus constantes viajes ministeriales es difícil cuidar la alimentación y el ejercicio, por esto, gozar de buena salud es un reflejo de comunión con Dios (puedes leer el artículo en ingles aquí)

Hace 2 meses tome la decisión de poner más atención en mi alimentación, honestamente no fue hacer dieta rigurosa, mi motivación no fue estética o querer cubrir un estereotipo social, mi motivación fue “Gozar de buena salud, así como prospero espiritualmente”, y puedo compartirte que la satisfacción es mayor, se derrumbaron argumentos y cada día estoy más convencido que una vida saludable tiene mucho que ver con una vida espiritual.

Esta fue mi primera semana en el gimnasio, me duele todo, créeme, fue un esfuerzo grande, económicamente (pague la anualidad para que no tenga la tentación de dejarlo a medias), fue un esfuerzo de tiempo, pero sobre todo fue un esfuerzo de dominio propio, pero la biblia me dice que Dios me dotó con un espíritu de poder, amor y dominio propio.

2 Timoteo 1:7-NVI

Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.”

Quiero invitarte a reflexionar en tu vida espiritual, primero debes responderte y descubrir si estas caminando con un rumbo establecido, ¿sabes espiritualmente a donde te diriges?, yo quiero ser como Jesús, yo quiero establecer su Reino en esta tierra, basado en sus principios y valores, yo quiero ayudar a otros a entrar en este camino y juntos recorrerlo hasta llegar al final, en paz, en bienestar, en éxito.

Si ya tienes definido el rumbo espiritual de tu vida, déjame decirte que mi oración por ti es que ahora, como un reflejo, goces de buena salud, esfuérzate por cambiar cualquier mal hábito que pone en riesgo tu salud, haz cambios pequeños, pero con el enfoque correcto, con la motivación correcta y mi oración también es que te vaya bien en todo.

Lee Grady se convirtió en un impulsor para mí, el ya lleva más camino recorrido, esto me invita a caminar en este rumbo, ahora yo quiero motivarte para que comiences a caminar, recuerda, en el viaje de la vida, Nunca Caminaras Solo…

¡Si este escrito te ayudo, me encantaría saberlo, puedes dejar un comentario o simplemente ayúdame a compartirlo para que llegue a más personas, todos caminamos en el viaje de la vida, todos queremos terminarlo en éxito!

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Caro dice:

    Excelente mensaje, gracias por compartirlo Dios te siga usando!

    Me gusta

  2. Anmary dice:

    Me encantó estoy orgullosa de ti… Te amo

    Me gusta

  3. J. Vargas Jr dice:

    Excelente! Tema común con el enfoque correcto para dar resultados! Gracias Moisés!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s